Distintos tipos de sistemas de calefaccion en caravana

Realizar un viaje en caravana durante épocas de frío puede ser una verdadera odisea si no contamos con un buen sistema de calefacción adecuado. En muchas ocasiones, relegamos el uso de nuestro vehículo solamente a temporadas de verano para evitarnos un mal momento o nos forzamos a usar un calefactor eléctrico que puede resultarnos realmente caro.

Si estás planificando un viaje en familia en tu caravana y necesitas un sistema de calefacción, a no desesperar: en el artículo de hoy te contamos sobre alguna de las alternativas existentes para que puedas hacer una buena adquisición y disfrutar de tu paseo de la mejor forma posible. Ponte en contacto con nosotros si necesitas un asesoramiento más personalizado para tu tipo de caravana, podemos realizar la instalación así como reparaciones en las caravanas.

Los distintos tipos de calefacción de caravana

Sin un buen sistema de calefacción en la caravana, nuestros paseos y viajes en el vehículo se encuentran verdaderamente limitados, pudiendo disfrutarlos plenamente solo en temporadas de temperaturas agradables. Si te interesa calentar tu caravana para poder disfrutarla en cualquier estación del año, a continuación te contamos las distintas alternativas que existen en el mercado para ti:

Calefacción a diésel.

Una de las elecciones más populares entre los usuarios de caravanas tiene que ver con los sistemas climatizadores en base a diésel. En la actualidad, los modelos más frecuentes son los dual top que además de alimentarse con aceite que proviene directamente del depósito del vehículo, pueden funcionar de la misma manera a través de una corriente eléctrica, siendo eficiente en ambos casos. En cuanto al montaje y la instalación, la calefacción en base a diésel se puede colocar o dentro del habitáculo o debajo del vehículo bajo la zona del chasis.

Calefacción a gas natural.

Otra de las opciones que no podemos dejar de mencionar en relación a la climatización de caravanas es aquella que abarca los calentadores en base a gas. En este punto, podemos optar por dos alternativas: por un lado, tenemos aquellos sistemas que solo se dedican a calentar el ambiente del vehículo y por el otro, los aparatos que combinan la climatización y el calentador de agua para ofrecer diversas comodidades dentro de la caravana. Si tenemos los medios necesarios para adquirirla, un modelo con un sistema de FrostControl y de drenaje para control de heladas así como conexiones y salidas de aire caliente para lograr un vehículo homogéneamente caliente sería una muy buena opción.

Calefacción a gas licuado.

Nuestra última alternativa, aunque no por eso la menos importante, es aquella referida a los sistemas de calefacción basados en gases licuados como propano o butano. Uno de los principales beneficios de estos aparatos en particular es el del bajo valor del gas que utilizan para funcionar, lo que le da una eficiencia del 95% en relación a otros sistemas. Suelen ser de fácil instalación y contar con un conducto de escape que se conecta al techo toldo. Son, además, de corto tiempo de calentamiento, aunque por supuesto son datos generales que pueden variar según modelos, tamaños y otras características de la caravana.

Si está interesado en adquirir uno de estos sistemas, lo mejor es preguntar y pedir un estudio personalizado de sus necesidades para encontrar el mejor que se adapte a tu propio caso.